jueves, 30 de julio de 2015

LUNA CÓRNEA NÚMERO 35

Alfonso Morales me entrega el más reciente número de esta revista, tercera parte de los "viajes al centro de la imagen".  Está dedicado a las bienales de fotoperiodismo, a los reportajes fronterizos, de los narcos, descabezados y a las guardias comunitarias.
Y a las insólitas fotos de la cervecería Orizaba, rebautizada como "La Apestosa"
Luna Cornea incluye el suplemento doblable FOTONEWS, que incluye la historias de los medios de comunicación y de todo lo relacionado con las publicaciones de fotografía.

lunes, 20 de julio de 2015

LUNA CÓRNEA, FE DE ERRATAS

En su colaboración para el diario El Universal, el foto-periodista Ulises Castellanos da a conocer hoy lunes algunas imprecisiones que aparecen en el número 35 de Luna Córnea, la cual fue presentada el sábado en el Centro de la Imagen: 
Hace horas llegó a mis manos el número 35 de Luna Córnea, revista que he coleccionado por años en casa y que hoy edita Alfonso Morales, del Centro de la Imagen.
Inevitable revisarla al vuelo. Sabía de su edición hace meses, pero nunca imaginé el nivel de imprecisiones, mala fe y falta de rigor para la publicación final en ciertos temas. La mediocridad en síntesis.
Primero que nada, debo felicitar al buen Miguel Dimayuga por la extraordinaria imagen que tuvieron a bien seleccionar para su portada. La edición a lo largo de sus casi 400 páginas es una belleza editorial y no dudo que varios de sus autores hayan trabajado a conciencia cada uno de los textos, el diseño es impecable y su calidad de impresión es perfecta.
Lo que sorprende es que lo escriban personas ajenas al fotoperiodismo y que sólo reflejen la postura de un grupo y su militancia, dejando en claro que trabajan en conjunto para apuntalar una “verdad histórica” —al más puro estilo de Murillo Karam— del devenir fotográfico de nuestro país en las páginas que ocupan su texto.
Por ejemplo, desconozco si por dolo o por ignorancia la señora Isaura Oseguera se atreve a hacer un recuento de 30 años sobre el fotoperiodismo que parece súper metódico, hasta que habla de las últimas bienales sin consultar a todos los protagonistas. Al final, su análisis es errático y tendencioso.
Su narración sobre el tema de las bienales es, por decir lo menos, falsa en puntos medulares. ¿Acaso sólo consultó a Enrique Villaseñor, coordinador de la Bienal de Fotoperiodismo,  y sus colaboradores? ¿En dónde está el contraste y la presunta honestidad que rige todo texto intelectual o académico sobre temas públicos? ¿Es una revisión para exonerar responsabilidades?
Cuando se les antoja, mezclan mi nombre con el de otros y al gusto me dejan sólo como única referencia para rematar sus absurdas conclusiones.
Ridículo es su final en la página 125 cuando en sus últimos renglones argumentan : “Todo lo benéfico y criticable que pudieron tener las seis bienales de Fotoperiodismo ya es parte de ese relato, del que todavía nos falta mucho por conocer”. Yo agrego, ¿no tuvo tiempo para conocerlo o no quiso conocerlo del todo?.
Perdone usted, querido lector, que lo distraiga con estos temas, pero no deja de sorprenderme la mezquindad de algunos personajes cuando deliberadamente mienten o manipulan los hechos en aras de salvar el prestigio de otros que vivieron durante años del erario público y que al final no admiten que se equivocaron al premiar a un mentiroso ampliamente documentado, y que en su propio texto de renuncia al espurio premio de 2005 que pensaban darle al fotógrafo Giorgio Viera, él mismo declara : “Calificar de engaño las imágenes que son producto de la “re-construcción” de la realidad” …. Bueno, el chiste se cuenta solo.
Por último, algunas precisiones al señor Raúl Pérez Alvarado, que escribe sobre Proceso; es falso que yo me “incorporara” a dicho semanario en marzo de 1999, no señor, entré a Procesoen junio de 1993 a invitación de Vicente Leñero y estuve 12 años en aquella redacción hasta diciembre de 2005. No mienta.
Del resto de su relato, el mismo rollo, un montón de datos falsos, de oídas y verdades a medias; nosotros fundamos la agencia Procesofoto. Punto. Y por último, la foto de portada del semanario que aparece en la página 167 no es sólo de archivo, su autor es José Manuel Jiménez. Precisión, señores. Precisión y honestidad.
Por cierto ¿Y el calendario de foto editado cada año para suscriptores de Proceso?  
Ahora, bajo este contexto no sorprende las mínimas referencias a Pedro Valtierra sobre sus cuatro décadas como fotoperiodista, o al suplemento de La Jornada de Raúl Ortega e incluso olvidan profundizar en la carrera de Daniel Aguilar, el fotoperiodista más premiado de nuestra generación. Pena ajena.
Esta revista de casi 400 páginas, pagada por el Estado, refleja claramente la visión de un grupo que sólo dialoga y se mira a sí mismo.  Felicidades.

sábado, 18 de julio de 2015

ANÓNIMA

Encontré esta fotografía en Villa Victoria, en el Estado de México.

martes, 7 de julio de 2015

GIGI MONET...

a cargo del lente de Alberto Vázquez. Posiblemente fue retratada en la segunda  mitad de los años sesenta.

miércoles, 1 de julio de 2015

CARLOS GONZÁLEZ VÁZQUEZ

Martha González Mendoza me cuenta sobre este fotógrafo: 
Mi abuelo fue Carlos González Vázquez, quien nació en ciudad Guzmán, Jalisco. Trabajó en el Monte de Piedad de Guadalajara. A los 16 años compró por correo su primera cámara y al año siguiente inició su profesión. Durante la revolución se fue a estudiar a Nueva York, cuando regresó tomaba fotos a los militares y a los revolucionarios por un peso.
Entre 1925 y 1934 tuvo su primer estudio en el número 136 de la avenida Santa María la Rivera, en la ciudad de México. Con mi abuela trató de establecerse en Cuernavaca, Acapulco, Iguala, Pachuca, Puebla, Veracruz. En 1936 volvieron para tener otro estudio fotográfico en La Santísima número 16, atrás de Palacio Nacional. Después estuvo en el 16 de Serapio Rendón, en la colonia San Rafael, y en el 7 de la calle de Zacatecas, frente al Sanatorio El Rosario, en la Roma. 
Entre 1942 y 1971 tuvo su estudio en el 15 de la entonces calzada de la Piedad, ahora Cuauhtémoc, muy cerca de la estación del metro Cuauhtémoc y colindante de la tienda de discos Pasco. Él preparaba los líquidos para revelar y con lentes armó su amplificadora. Mi abuela le ayudaba en el estudio. Mi tío Jaime le apoyaba a tomar fotos y mi papá a retocar los negativos. La muerte de mi tío Jaime González Hermosillo, reportero del periódico Excélsior que falleció con otros periodistas que cubrían la presidencia de Echeverría en un avionazo, obligó a mi abuelo a cerrar su negocio. A algunas fotos le ponía la leyenda "Fotografía Nueva York". 
Mi hermano Carlos decía que  mi abuela fue de las primeras mujeres que hacían fotografía. Mi abuelo le tomaba muchas fotos a ella y a sus hijos. Sus negativos los vendió un tío al Archivo Casasola. 
El fotógrafo
El día de su boda con Consuelo Hermosillo Carrillo.
La joven Consuelo 
El dealer Carlos González Mendoza (1954-1995), su nieto

lunes, 29 de junio de 2015

FOTOGRAFÍA CRUCES Y CA.

Entre 1862 y 1877 Antioco Cruces y Luis Campa establecieron sociedad fotográfica. Su primer local estuvo en San Francisco (hoy Madero) para después trasladarse a Escalerillas (1a. de República de Guatemala), Vergara (Bolívar) y la callejuela de Empedradillo (otra vez Guatemala, atrás de la Catedral) [1], de donde procede esta tarjeta de visita.Llama la atención que Campa lo abrevie Ca.
Por correo Ricardo Morales López me dice este lunes, al filo del mediodía, que la 
abreviatura "CA", entonces, correspondería a "Cruces y Compañía". 
Y me manda la primera parte de la lista de las fotografias que aparece en el directorio Ruhland para el año 1897-1898.
Entonces el CA significa Compañía y no es una abreviatura de Campa como me señaló Alex Contreras por Facebook.

En su libro Cruces y Campa: una experiencia mexicana del retrato tarjeta de visita (CONACULTA / Círculo de Arte, 2000), Patricia Massé Zendejas da a conocer una imagen con la leyenda impresa "Cruces y Campa" y otra con "Cruces y CA", que traduce como "Cruces y Compañía". Es decir, esta tarjeta de visita podría ser de antes de 1896 a 1901, cuando Antíoco se trasladó de Empedradillo a otro local.
NOTA
1.- Información de la ficha "Cruces y Campa", elaborada por Patricia Massé, para Nosotros fuimos (CONACULTA, 2015)

viernes, 26 de junio de 2015

STILLS DE "AQUELLOS D...AÑOS" (1972)

En esta película de Felipe Cazals al principio, en los créditos, aparecen entremezclados stills y grabados de la época. Eduardo Morales Luna tomó esas fotos que el cineasta no le acreditó...
Gracias a Ricardo Morales López por el envío de las fotos.